Los protagonistas absolutos de la búsqueda del tesoro son los piratas, por eso ad portas de este fin de semana largo que da comienzo a mayo, te invitamos a hacer una búsqueda del tesoro como complemento a nuestro querido disfraz.

Para una búsqueda del tesoro exitosa no necesitas mucho espacio: un par de piezas, terraza o jardín, uno o dos niños serán suficientes para desatar la acción. Lo realmente importante al momento de planificar es definir bien las pistas y las pruebas a las que se someterán los participantes y habilidad que intentarás explotar para crear expectación hasta alcanzar la meta.

Si organizarás la búsqueda con dos o más hermanos, distribuye los papeles teniendo en cuenta su edad – que el mayor sea quien lea las pistas y el pequeño guarde los papeles en su bolsillo.  Si ambos tienen edad similar, un buen truco es que ambos tengan sus pistas y sus pruebas. Puedes diferenciarlas con distintos colores, por ejemplo. En esta dinámica los niños podrán jugar por turnos y ayudarse mutuamente.

Las Pistas
Ubícalas en lugares que tengan un valor especial para ellos, o bien, después de tantos días en casa, en rincones a los que no suelan acercarse, si quieres hacer la búsqueda un poco más compleja. Para niños que aún no saben leer, puedes dibujar el objeto que esconde la pista o incluso hacer una fotografía e imprimirla.

Para los mayores, las pequeña descripción del tipo “Da tres pasos de frente y dos hacia la izquierda. Encontrarás un objeto de color..; busca un objeto que empieza por la letra X; el objeto que debes buscar sirve para…” servirán. A partir de los 10 años puedes intentar escribir mensajes cifrados sustituyendo letras por una figura.

disfraz-pirata-2Las pruebas
Si quieres hacerlo más entretenido aún puedes incorporar pequeñas tareas que los niños deben resolver para conseguir la siguiente pista.  También puedes invitarles a cantar o mimar una canción infantil, contar un chiste, resolver un enigma.

En caso de disponer del espacio necesario puedes hacer pruebas físicas en casa: saltar en un pie, imitar el andar de un animal 0 reconocer algo con los ojos vendados.

La meta
La última etapa de la búsqueda del tesoro debe ser la más divertida porque estará asociada a un premio de consumo inmediato, o un “Vale por” de algo que el niño haya estado deseando. No se lo pongas demasiado fácil, esconde muy bien el tesoro para dar más emoción al juego.