A pocos días de recibir el 2019, muchos estarán pensando en cómo y dónde pasar la medianoche del 31 de diciembre. Para alistarte con anticipación, en el siguiente artículo te orientamos sobre los colores y decoraciones para sumar a tu mesa.

Al pensar en tu mesa de Fin de Año, lo primero que debes hacer es elegir un color guía para el mantel, accesorios y adornos. Entre los tonos más ventajosos para esta época está el blanco, una buena opción porque aporta paz, pureza y confort y el verde por estar íntimamente relacionado con lo natural y la vida. Adicionalmente escoge otro color que contraste con alguno de los recién nombrados que armonice la configuración. Por ejemplo dorado y plateado mate u ocre. Alguna de éstas elecciones dará la directriz a los colores y el material de los accesorios.

Luego pon atención a los elementos decorativos sobre la mesa. Siguiendo la frase “menos es más” al considerar el aspecto de esta, no es necesario utilizar tantas cosas para incorporar un factor sorpresa: entre lo incorporado, cuida que la altura de elementos no interrumpa la vista de los invitados. Para evitar que esto ocurra puedes añadir frutos secos, piñas de pino, ramas bajas u otras plantas naturales.

Lo mismo aplica en la elección de las velas, las cuales -por cierto- son esenciales para proveer un ambiente cálido, ideal para estas fechas.

No dudes en utilizar el color negro. La Navidad y Año Nuevo están estrechamente relacionadas con el blanco y colores cálidos. Sin embargo, el negro puede enriquecer la configuración de la mesa sobre todo si se encuentra implícito en elementos decorativos. Este color denota fortaleza, serenidad, prestigio y profundidad, conceptos adhoc con la celebración.

Las servilletas juegan un papel importante. Además de la gran variedad de textiles, en la actualidad hay alternativas biodegradables de diferentes colores y diseños, y puedes conseguir un resultado interesante en la forma cómo las colocas. Puedes hacer algunos dobleces sencillos o poner encima de cada servilleta algún objetivo que armonice con el resto de los elementos decorativos y la vajilla.

Todavía estás a tiempo de darle un toque diferente y personal a tu mesa de Navidad y Año Nuevo. Lo importante es que disfrutes cada instante que te llevará montar cada elemento y sobre todo, de la compañía de tus seres queridos. Vale la pena involúcralos en esta tarea.

Fuente: Forbes